Una caja negra en el coche de tu hijo

Un estudio revela el interés de los padres en estos dispositivos en el automóvil, similares a los de los aviones

 

conductor caja negra

Goodyear ha publicado un estudio realizado a 6.800 padres de 19 países, del cual se extrae que el 44% de padres españoles instalaría una caja negra en el coche de sus hijos como herramienta para controlar su conducta al volante. Estos datos son similares en otros países de Europa, donde la media es del 46% a favor de la instalación de este equipo tecnológico. En países como Italia, Polonia y Rumania superan incluso el 70% a favor. Aunque este dispositivo está generando también cierta polémica.

Las cajas negras de los coches son similares a las de los aviones, pues son capaces de grabar un vídeo instantes antes e incluso segundos después de sufrir un accidente, siempre a partir de una fuerte sacudida como un frenazo brusco, aunque la grabación se puede forzar pulsando un botón.

Según el estudio publicado por Goodyear, la monitorización de la conducción podría reducir las conductas de riesgo al volante, por ejemplo en el caso de los más jóvenes, porque se podría comprobar a qué velocidad han circulado o qué maniobras han hecho.

Tanto es así, que las aseguradoras españolas ya han empezado a tener en cuenta el uso de las cajas negras en los accidentes de tráfico. De hecho, el 96% de los vehículos nuevos que se venden en Estados Unidos dispone de cajas negras cuya información es utilizada por los expertos. Pero estas medidas están suscitando cierto debate sobre la privacidad de los propios conductores.

 

La privacidad del conductor puesta a debate

Según algunos sectores, este tipo de tecnologías con grabaciones  podría violar la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD). Si bien es cierto que los vídeos proporcionan una información muy importante sobre la consecución de los accidentes de tráfico, también pueden ser utilizadas en contra de los propietarios en investigaciones penales.

En Estados Unidos, donde las cajas se instalan en todos los coches nuevos aunque debe informarse de la presencia de ellas al propietario, la mayoría de los conductores no sabe que su vehículo puede recoger y grabar la velocidad, la posición del freno, el uso del cinturón de seguridad y otros datos, cada vez que se sientan al volante.

Los detractores de la instalación de cajas negras en los automóviles critican la falta de estandarización entre los fabricantes, cosa que ha hecho que sea difícil extraer los datos y consecuentemente se determine la poca fiabilidad de la información.

No obstante, en Europa la tendencia a la instalación de estos aparatos es positiva. Es más, según el informe de Goodyear, los padres españoles apuestan incluso por involucrarse en la educación automovilística de sus hijos, ya que al 62% le gustaría recibir informes de los profesores de autoescuela de sus hijos.

Solo el tiempo dirá si en España también será obligatorio por ley instalar las cajas negras en nuestros coches. El debate está servido.

Si te ha interesado este post, puede que también quieras leer Una llave para la tranquilidad de papá, dónde contábamos las ventajes de la llave programable de Ford My-Key, con algunos puntos en común con estas cajas negras.