El trabajo del cerrajero forense

Los cerrajeros forenses determinan el modo de operar de los ladrones al forzar las cerraduras

 

A pesar de que España es un país que se mantiene por debajo de la media en cuanto a robos en viviendas (según la OCDE se sitúa en el puesto 25 de las principales economías del mundo, con 420 casos por cada 100.000 habitantes), lo cierto es que cada día se asaltan más de 350 viviendas en España.

La forma de operar de los delincuentes es muy distinta, pero en la mayoría de casos, suelen acceder a las viviendas a través de la puerta principal. Esto hace que la profesión de cerrajero forense sea cada vez más demandada, pues son ellos los que se encargan, muchas veces en colaboración estrecha con las fuerzas de seguridad policiales, de analizar las marcas que los ladrones dejan en las cerraduras y de descubrir el tipo de herramientas que han utilizado en su operación.

De esta manera, gracias a la labor de los cerrajeros forenses se puede determinar el procedimiento y modo de operar de los malhechores al forzar las cerraduras. Es decir, que estos profesionales, a partir de su análisis, establecen una especie de huella digital a la hora de operar que permite hacer un seguimiento de los delincuentes reincidentes.

 

La seguridad de las cerraduras y llaves, clave para evitar robos

Y es que muchas veces pensamos que las cerraduras y las llaves son para toda la vida, cuando en realidad los componentes de seguridad que incorporan van evolucionando con las nuevas tecnologías y permiten reforzar la seguridad de nuestros hogares.

El hecho de tener cerraduras desfasadas en el tiempo o de mala calidad facilita el trabajo a los delincuentes, que a su vez también van adoptando nuevas técnicas de apertura cada vez más sofisticadas.

Destaca por ejemplo la técnica de la impresión, mediante la cual se logra elaborar una llave completamente funcional sin necesidad de desarmar el cilindro de la cerradura; la técnica del ‘bumping’, que consiste en presionar ligeramente la llave con un objeto y hacer saltar los cilindros, provocando que la cerradura pueda deslizarse libremente y así abrir la cerradura; el conocido como sistema 'resbalón', que se basa en manipular con una pieza de plástico flexible el resbalón de la cerradura, o incluso el uso de ganzúas para fabricar una copia de la llave original.

Son solo algunos de las métodos que los cerrajeros forenses enseñan sus en cursos a las fuerzas de seguridad para ponerlas al día de las nuevas técnicas implementadas por los ladrones. Los propios cerrajeros piden que se regule su profesión y que para poder trabajar en el sector se exija por ley no tener antecedentes penales por robo.

Para evitar este tipo de riesgos, Copia de llaves incorpora en todas sus duplicados los más altos estándares de seguridad y calidad.