DETENIDA UNA PAREJA POR ENGAÑAR A UN CERRAJERO PARA INSTALARSE EN UN PISO

Los arrestados se habrían hecho pasar por los dueños de una vivienda para establecerse en una casa que creían que estaba deshabitada
Necesitaban un techo, y creían haber encontrado el lugar perfecto. El problema era cómo entrar. No se les ocurrió otra cosa que llamar a un cerrajero y, supuestamente, hacerse pasar por los dueños para ocupar la casa. La pareja, un matrimonio joven, acabó detenida, según ha podido saber SUR.
Los hechos ocurrieron hace unas semanas en el barrio de La Luz, en la capital malagueña. La investigación de la Policía Nacional comenzó a raíz de un robo en el interior de una vivienda. Los propietarios del inmueble comprobaron que alguien había entrado en su casa y, según denunciaron en comisaría, les había sustraído, entre otros efectos, un televisor de plasma.
 
Los agentes acudieron al domicilio para realizar una inspección ocular en busca de alguna pista. Entonces, encontraron un trozo de papel que parecía ser la tarjeta de visita de un cerrajero. Solo se veían algunos dígitos del teléfono, por lo que hubo que investigar hasta completar los nueve números.
Tras localizar al profesional, los policías comprobaron que fue él quien abrió la puerta de la vivienda, pero lo hizo engañado. El cerrajero les explicó que unos jóvenes que aseguraban ser los dueños de la casa requirieron sus servicios, ya que decían haberse dejado las llaves dentro, según relataron fuentes cercanas al caso.
 
Para verificar que estaba ante los verdaderos propietarios, el cerrajero les pidió que al menos le enseñaran su documentación personal. Uno de ellos le mostró su DNI y él anotó los datos. Una vez que tomó esta precaución, les abrió la puerta y los supuestos clientes le pagaron.
 
 
La pista del carné
Aquel carné de identidad permitió a los agentes llegar hasta las personas que, al parecer, habían entrado en el domicilio. La pareja, un chico y una chica veinteañeros, fue detenida y trasladada a dependencias policiales. La investigación posterior reveló que la verdadera motivación de los arrestados supuestamente era instalarse en la vivienda, ya que la habrían estado vigilando un par de semanas y, como no vieron movimiento, pensaron que estaba deshabitada. No obstante, negaron haberse llevado la tele. Ambos fueron puestos en libertad con cargos en comisaría.
Curiosamente, es la segunda vez en poco más de un mes que alguien utiliza esta treta para colarse en una casa. A mediados de febrero, la Policía Nacional detuvo a cinco personas por un robo en el que dos de ellos organizaron un teatrillo y fingieron ser el dueño de una vivienda y un vecino de este «de toda la vida», según informó la Comisaría Provincial. Así consiguieron entrar en un domicilio y, supuestamente, robar 12.000 euros en efectivo así como joyas y relojes valorados en otros 38.000 euros.
 
Fuente: diariosur