Coches ecologicos, coches mas sostenibles

Consumen menos y sus emisiones de CO2 son más bajas: los coches con energías alternativas vienen para quedarse

 

Ante la escasez de los hidrocarburos y la cada vez mayor concienciación de la sociedad en cuanto a la preservación del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, el sector automovilístico se está centrando en buscar alternativas ecológicas y por tanto, más sostenibles.

El objetivo de esta ‘revolución verde’ es común: generar menor consumo y menores emisiones (contaminación), y para ello se están desarrollando diferentes sistemas de automoción.

Uno de los más conocidos es el vehículo eléctrico, el cual utiliza uno o más de un motor eléctrico para impulsarse. Las ventajas de este sistema son, además de su nula contaminación tanto atmosférica como sonora, el uso exclusivo de una fuente renovable como es la electricidad, su fácil y económico mantenimiento, el ahorro en combustible y sus ventajas fiscales, que en el caso de España equivalen a no pagar el impuesto de matriculación.

No obstante, el mercado del vehículo eléctrico en España todavía no ha alcanzado sus metas, pues existen ciertas desventajas que todavía deben mejorar, como el coste en sí de un vehículo eléctrico en comparación a uno tradicional, el también elevado coste de las baterías autónomas, la escasez de los puntos de recarga en ciertas zonas y la menor autonomía del coche al tener que ‘recargarse’ de forma muy habitual.

Por todos estos inconvenientes han proliferado los coches híbridos, que apuestan por la combinación de dos motores (el eléctrico y el de combustión interna) y que siguen siendo una alternativa más sostenible al coche tradicional.

 

Otras fuentes alternativas

Pero no todo queda en la electricidad, pues actualmente el sector automovilístico se está centrando también en otras fuentes de energías alternativas, como el gas.

Según la Asociación de Operadores de Gas Licuado (GLP) en España existen más de 30.000 vehículos impulsados por este tipo de gas, y de hecho, la Unión Europea está promocionando, a través de subvenciones, la oferta de suministro de GLP en las gasolineras del país para fomentar la movilidad sostenible en los vehículos.

El GLP sigue siendo más barato que la gasolina y también menos contaminante. Además, los coches convencionales pueden adaptar sus motores por un precio que oscila entre los 1.200 y los 2.500 euros, de manera que puedan utilizar gasolina y GLP. Todavía es un tema incipiente, pues en toda España solo hay cerca de 400 puntos de recarga de automóviles impulsados por GLP..

Otra alternativa es el GNC (gas natural comprimido). No deja de ser el mismo tipo de gas que se emplea en el ámbito doméstico pero comprimido a 200 bares para que sea posible llenar con más combustible cada depósito. El Grupo Volkswagen ha optado por este combustible y desarrolla vehículos híbridos que pueden funcionar tanto con gasolina como con GNC. El gas natural comprimido permite recorrer más kilómetros por menos dinero: es posible ir de Barcelona a Madrid con 20 euros de combustible.

En países como Italia y Alemania está teniendo una muy buena acogida y marcas como Volkswagen y SEAT están registrando una mayor demanda de sus modelos híbridos en países más receptivos a estas alternativas.

 

Foto: SEAT León TGI en el Eco Rallye Comunitat Valenciana 2014