8 consejos para ahorrar gasolina

Tu forma de conducir puede ayudarte a ahorrar combustible, lo que afecta a tu cartera y beneficia al medio ambiente

1. Planificar el viaje

Realizar una planificación adecuada permite llegar al destino por la vía más rápida, cómoda y segura. Invertir 10 minutos de más al volante porque nos hemos equivocado de camino en un viaje de 1 hora implica que el rendimiento del combustible se reduzca un 14%.

2. Comprobar la presión de los neumáticos

Conducir con neumáticos con una presión de 50 kPa (0.5 kg./ cm2) inferior a la correcta disminuye el rendimiento del combustible. En zonas úrbanas se reduce en un 2% y en zonas suburbanas un 4%.

Por otro lado, un neumático hinchado adecuadamente es más seguro.

3. Reducir las cargas innecesarias

Llevar a bordo peso innecesario a lo largo de 100 kg. ocasiona una reducción del rendimiento del combustible de aproximadamente el 6% en un coche de tamaño medio.

4. Arranque y puesta en marcha

No conviene arrancar el motor pisando el acelerador. Een los motores de gasolina, se debe iniciar la marcha inmediatamente después del arranque; en los motores diesel, conviene esperar unos segundos antes de iniciar la marcha.)

En este punto, se debe emplear la primera marcha solo en el inicio; y cambiar a 2ª a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.

Inicie la marcha lentamente (20 km/h en 5 segundos para ahorrar un 11% de combustible) y evite acelerones  bruscos.

5. Mantener la velocidad uniforme

Circular con la marcha más larga posibles y a bajas revoluciones (en la ciudad, si es posible, emplear la 4ª o 5ª marcha, sin superar los límites de velocidad.)

Mantener una velocidad uniforme si es posible, buscar una circulación fluida, evitando frenados, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. Para reducir la velocidad, levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha metida en ese instante. Frenar suavemente con el pedal del freno y reducir de marcha lo más tarde posible, con especial atención a las bajadas.

Circulando a más de 20 km/h con una marcha metida, sin pisa el acelerador, el consumo de combustible es nulo. En cambio, a ralentí, el coche consume entre 0.5 y 0.7 litros/hora.

6. No mantener el motor inactivo

Si se prevé una parada prolongada, se recomienda apagar el motor. Un motor inactivo durante 10 minutos (en posición neutra, con el aire acondicionado desconectado) consume 130 cc de combustible.

7. Uso del aire acondicionado

Debe utilizarse únicamente cuando sea necesario para ahorrar combustible. Cuando la temperatura exterior es de 25º C, el aire acondicionado reduce el rendimiento del combustible en un 12%, en un área urbana. Bajas las ventanillas es más eficiente que usar el aire acondicionado. Algo que no debemos hacer cuando conduzcamos a mayor velocidad debido a la resistencia del aire.

8. Usa el frenado del motor

Para continuar aumentando el rendimiento del combustible, hasta un 2%, podemos substituir en ocasiones el frenado de motor por el de pedal. Así, si soltamos el acelerador cuando queramos aminorar la marcha el suministro de combustible se detendrá.

Circular respetando la distancia de seguridad nos permite tener un mejor campo de visión (hasta de 2 o 3 vehículos por delante), lo que evita cambios bruscos y facilita el ahorro de carburante.

 

Foto e información original en: www.race.es